El Magreb y la candidatura al Mundial de FIFA del 2030. Segunda parte

El Magreb y la candidatura al Mundial de FIFA del 2030. Segunda parte

En esta oportunidad, Axel Preuss-Kuhne comparte la segunda parte de la lectura El Magreb y la candidatura al Mundial de FIFA del 2030.  El siguiente análisis fue publicado -originalmente- el 6 de agosto de 2018, en el sitio web fanack.com, con el nombre Why Morocco, Algeria and Tunisia will not launch a joint 2030 World Cup Bid.

 

desert

 

Una propuesta de anfitriones compartida: Marruecos, Túnez y Argelia

Comentaristas como Max Gallien, un investigador que se enfoca en la economía política de África del Norte, quien escribió en Middle East Eye, discute con entusiasmo a favor de una oferta conjunta del Magreb 2030. Esto, escribe Gallien, “permitiría a los países del Magreb extender los costos de las inversiones en infraestructura” e incluso impulsar una integración regional muy necesaria. Pero a pesar de que la organización conjunta de un evento tan prestigioso tiene el potencial de aliviar las tensiones entre los gobiernos en Rabat y Argel y fomentar la integración económica en el norte de África, que es conocida por ser la región menos integrada del mundo, la viabilidad y la apuesta del Magreb es muy desafiante.

En su artículo para Middle East Eye, Gallien argumenta acertadamente que un proyecto como la Copa del Mundo sería “exactamente el tipo de incentivo que podría ayudar a construir la cooperación, brindando una ocasión simbólica para aliviar las tensiones”. También enfatiza que una oferta conjunta del Magreb “tendría que ser sustancialmente más incluyente que sus predecesores, creando una infraestructura que continuaría beneficiando a los locales después de que el circo avanza” para evitar la experiencia de Brasil y Sudáfrica, “donde los costos suntuosos contrastaban con la pobreza local y desencadenó protestas generalizadas”.

Sin embargo, muchos obstáculos para una adecuada planificación conjunta y la implementación de tal oferta son considerablemente difíciles de superar, especialmente en Argelia. Incluso si se supone que el reciente acercamiento verbal entre Argelia y Marruecos no será de corta duración y que las condiciones políticas en la región se cumplen de manera sostenible para poder llevar adelante esa iniciativa, es poco probable que se resuelvan otros problemas graves así de rápido.

 

El desafío de los Argelinos

Esto se aplica a la falta de suficiente infraestructura de transporte y turismo de Argelia y su política restrictiva de visados, así como a la violencia en curso en los estadios argelinos.

“Si bien Argelia ha mejorado mucho su infraestructura en los últimos 15 a 20 años, el país aún carece de la mayoría de cosas que poseen los países modernos en muchos aspectos, principalmente en lo que respecta al transporte, el alojamiento y la hospitalidad de la industria en general”, dijo a Fanack Chronicle el señor Walid Bylka, periodista deportivo argelino que trabaja para La Gazette du Fennec. “Argelia no es un destino turístico y no sólo no tiene la capacidad física para organizar una competencia internacional importante como la Copa del Mundo, sino especialmente la experiencia y los conocimientos técnicos para dar cabida a un número tan grande de personas durante un período de dos a tres semanas”, añade Bylka.

 

football

 

De hecho, Argelia ha mejorado masivamente su infraestructura de transporte, construyendo nuevas carreteras y líneas ferroviarias que conectan las ciudades más grandes en el norte urbano, así como tranvías e incluso un metro en la capital, Argel. Pero todas esas inversiones estaban pendientes desde hace mucho tiempo para satisfacer la demanda local. Sigue siendo dudoso que el gobierno pueda continuar con esta modernización a gran escala de la infraestructura de Argelia: el bajo precio del petróleo ya ha afectado gravemente el gasto público.

Mientras tanto, Argelia está preparada para albergar los Juegos Mediterráneos 2021 en la ciudad costera de Oran. Actualmente se está construyendo un nuevo estadio y otras infraestructuras necesarias, como instalaciones de alojamiento y entrenamiento. Pero Bylka sigue siendo escéptico. “Los Juegos Mediterráneos 2021 serán una gran prueba, pero ese evento principalmente verá a los atletas que hacen el viaje con un número muy limitado de aficionados y de asistencia de la prensa”, dijo. En cambio “la Copa del Mundo traerá a todo el mundo: atletas, fanáticos, prensa, medios y patrocinadores”.

 

La oferta de Marruecos en 2026 fue considerada de alto riesgo

La oferta de Marruecos en 2026 fue considerada de alto riesgo por el comité de evaluación de la FIFA para “estadios, alojamiento y transporte”, aunque el país ya es un importante destino turístico, con más de diez millones de visitantes al año. Entonces, Bylka indica que una participación argelina exitosa en una oferta para la Copa Mundial es improbable, al menos por ahora.

Sin embargo, descarta que la violencia generalizada en los estadios argelinos se encuentre entre los principales obstáculos para albergar tal evento. “La violencia en los estadios argelinos está ligada principalmente a rivalidades entre clubes y regiones, casi nunca escuchas sobre violencia cuando el equipo nacional está involucrado”, enfatizó el periodista.

Diseñar una oferta conjunta que implique a los tres estados es un desafío, lo que hace que una exitosa apuesta conjunta por el Magreb 2030 sea bastante improbable. Pero la diplomacia futbolística todavía tiene el potencial de aliviar las tensiones en la región y podría afectar positivamente la integración política y económica en el Magreb en el futuro cercano.

Sorry, comments are closed for this post.