Los carteles Mexicanos y la trata de blancas en Argentina

Los carteles Mexicanos y la trata de blancas en Argentina

Si bien se sabe que los carteles de la droga de México, particularmente ex miembros de los Zeta, han tenido entre  sus negocios la trata de personas, hay poca evidencia que respalde las afirmaciones de que alguna vez hayan sido actores importantes en la trata de blancas en la república de la Argentina.

Axel Preuss-Kuhnne en este artículo expone cuál es la situación actual de la trata de personas con fines de explotación sexual en Argentina y la verdadera influencia de los carteles de la droga en este macabro negocio

En la presentación de su libro “Esclavas del Poder” que se dió hace unos años en Argentina, concretamente en el año 2012, la periodista mexicana Lydia Cacho afirmó que dos de los grupos criminales más notorios de México en su momento, los Zetas y el Cártel de Sinaloa , habían ampliado sus operaciones en Argentina, incorporando en estas la trata de blancas.

“Tengo pruebas claras de la presencia de cárteles de la droga que están involucrados en la trata de blancas y que ya operan en Argentina … en muchos casos, construyendo vínculos con pequeñas comunidades empobrecidas … Tanto los Zetas como el Cártel de Sinaloa ya están aquí. Estos criminales organizados han comenzado a establecerse y están comprando personas”, declaró Cacho .

Estas declaraciones, en su momento, llamaron la atención sobre la problemática de la trata de blancas en Argentina, un tema que ha sido el centro de atención, para los medios de comunicación, en los últimos años debido a casos de alto perfil como el de Marita Verón, quien fue secuestrada en 2002, y quien aparentemente fue vendida para ejercer la prostitución a la fuerza.

La trata de personas en Argentina ha crecido alarmantemente en la última década, según reporta la ONG La Casa del Encuentro, con mujeres jóvenes, y en ocasiones incluso con niñas, quienes son secuestradas y obligadas a prostituirse.

La periodista Cacho subrayó la magnitud del problema, citando cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) que dicen que cerca de medio millón de mujeres estaban atrapadas en redes de trata de blancas en todo el país.

Las autoridades respondieron con mucha lentitud frente al tema: Apenas en el 2008 se creó la ley federal que va en contra del secuestro y la explotación sexual para combatir la trata de blancas.

Pero sin embargo, aunque los números presentados son alarmantes y al examinar la evidencia que se tiene, parece exagerado afirmar que los cárteles mexicanos estuviesen basando sus operaciones en el Cono Sur para explotar esta próspera industria.

Carteles Mexicanos y la Trata de Personas

La trata de personas es uno de los negocios ilícitos más lucrativos del mundo, como declaró la UNODC, al afirmar que los grupos delictivos organizados ganan cerca de USD$6,6 billones al año a través de esta actividad.

Esta es una estimación que incluso algunos tildan de conservadora, se cree que la cifra es aún mayor, estimando que sea en decenas de billones.  La trata de personas constituye sin lugar a dudas una fuente importante de financiamiento para los grupos criminales, y es probablemente el segundo negocio ilegal más rentable del mundo después del narcotráfico.

Conscientes de las considerables ganancias que se obtienen de esta industria, los antiguos Zeta decidieron ampliar sus operaciones a la trata de personas.

Un informe de McClatchy documentó cómo los Zeta usaban su superioridad logística y tácticas brutales para incidir dramáticamente en el tráfico de personas desde Centroamérica hacia los Estados Unidos, en algunos casos cobrando hasta 30,000 dólares por persona. Lo cual indicaba que este grupo tendría la experiencia necesaria para replicar tales operaciones en otros lugares.

Hay menos información sobre la participación del Cártel de Sinaloa en la trata de personas. Esto no significa que el grupo no tenga vínculos con la prostitución o las redes de tráfico de personas. Sin embargo, su incursión en esta industria parece ser mucho menos importante que la que tuvieron los Zeta. Los de Sinaloa siempre han estado enfocados en su principal fuente de ingresos: El narcotráfico.

La historia detrás de los Zetas, el Cártel de Sinaloa y la trata de blancas en Argentina.

Existen informes sobre la presencia, en los últimos años, de ambos carteles de la droga en Argentina, pero todos han sido en relación con el tráfico de drogas. Donde se reporta principalmente al cártel de Sinaloa como el de mayor presencia, no excluyendo a los Zetas, ya no operacionales, y por tanto dándoles menor importancia.

Dado que los de Sinaloa están menos enfocados en la expansión del negocio de la trata de personas, y que los Zeta no tenían una estructura notable en Argentina, el potencial de una incursión de los mexicanos en la trata de blancas en este país no pudo darse con facilidad para ellos.

Para los mexicanos, por su forma de operar, incursionar en el negocio de la trata de blancas en Argentina se presenta como una tarea bastante compleja. La razón es que en Argentina gran parte de los negocios ilegales se reparten entre varias organizaciones pequeñas y poco estructuradas que, según la policía, aunque separadas, mantienen un grado de conexión para repartir el control. Esta configuración es contraria a cómo los mexicanos tienden a maniobrar, que confían en la violencia extrema para obtener el control absoluto sobre los negocios ilícitos, en lugar de negociar acuerdos para cooperar.

Un dato que avalara la presencia de los mexicanos en el negocio de la trata de blancas en el país del cono sur nunca se evidenció, según las estadísticas publicadas por la oficina del fiscal contra la trata de personas de la UFASE y el Instituto de Ciencias Penales y Sociales Comparadas (INECIP), ninguna persona acusada hasta hoy por el delito de trata de blancas es mexicana. Dato que se da desde la promulgación de la ley de 2008.

El entonces fiscal jefe de la UFASE, para el momento en que la periodista Lydia Cacho hizo sus afirmaciones, declaró que no hubo investigaciones abiertas sobre si los carteles de la droga mexicanos estaban involucrados o no en la trata de blancas en su país. No descartó tampoco en ese momento que lo estuvieran, pero aseveró que dentro de las investigaciones que se hicieron en aquel tiempo no hubo evidencia alguna que sugiriera que este haya sido el caso.

Agregó, además, que la UFASE trató de ponerse en contacto con la periodista Cacho para determinar si se tenían pruebas suficientes de sus afirmaciones y así para poder abrir una investigación sobre las supuestas operaciones de Zetas y el Cártel de Sinaloa en el país austral.

Dada la naturaleza altamente rentable de la trata de personas y su tamaño en Argentina, es posible que los grupos delictivos mexicanos intenten obtener el control de este negocio en el futuro. Sin embargo, las afirmaciones de que las redes de trata de personas vinculadas a los cárteles más grandes y brutales de México ya existen en el país simplemente van en contra de la evidencia que se tiene desde hace años. Donde lo único claro es que hacen parte del negocio del narcotráfico.

Sorry, comments are closed for this post.